La figura del falso autónomo tiene una gran importancia aunque a veces se pase por alto. Por definición, el trabajador autónomo trabaja por cuenta propia, aunque pueda tener relaciones laborales con diferentes empresas. Este artículo también servirá a quien se ha preguntado alguna vez «¿cómo saber si soy falso autónomo?».

Hay que tener en cuenta que el hecho de contratar a un autónomo pero aplicar condiciones laborales propias de un trabajador en plantilla es una práctica denunciable. Lógicamente, tienen una serie de beneficios para el empresario, que se ahorra los costes sociales de contratar a la persona.

De todos modos, esta clase de situaciones deben ser examinadas por expertos en la materia, ya que siempre existen condicionantes que modelan la relación económica y laboral entre la empresa y el trabajador. En ese aspecto, puedes contactar con nosotros y te informaremos sobre todo lo que debes saber en cuanto a los falsos autónomos.

Sanciones y Consecuencias

Como podrás imaginar, incurrir en este tipo de prácticas fraudulentas puede tener represalias para la empresa. Existe un afán de beneficiarse a nivel económico y, al mismo tiempo, el trabajador no obtiene los beneficios de estar contratado por una empresa.

Este tipo de contratación se castiga con tres tipos de multa por falso autónomo: mínima (de 3126 a 6250 euros), media (de 6251 a 8000 euros) o máxima (de 8001 a 10000 euros).

Además, al constatarse la situación de fraude, se obliga a que la empresa en cuestión a dar de alta al trabajador en el RETA de inmediato. De hecho, se puede exigir que paguen con carácter retroactivo todas aquellas cuotas que debería haber cotizado el trabajador.

Poniéndonos en el peor de los casos, contratar falsos autónomos puede llegar a considerarse un delito penal. Si bien es cierto que tiene lugar en casos muy concretos, ya que el importe de las cuotas no pagadas debería ascender a los 50 mil euros contando los cuatro últimos años.

¿Cómo denunciar una situación de falso autónomo?

El trabajador implicado tiene medios legales a su disposición para denunciar la situación en la que, en la práctica, se trata de un trabajador por cuenta ajena, a pesar de haberse dado de alta en el RETA.

Si quieres interponer una demanda, te recomendamos contratar los servicios de alguien especializado, o de lo contrario te expones a tener menores probabilidades de éxito. Además, las compañías que ya están acostumbradas a esta práctica suelen buscar maneras de eludir responsabilidades de sus actos fraudulentos.

Una inspección de trabajo por falso autónomo puede descubrir esta serie de irregularidades, pero el trabajador también tiene la potestad de interponer una demanda ante los Juzgados de lo Social. Dicha denuncia puede ser un plus para confirmar lo que descubra la inspección de trabajo, y ya hemos visto en otros casos que es un factor importante a la hora de dar la razón al trabajador.

¿Cuál es la jurisprudencia respecto al falso autónomo?

Hasta ahora, nunca un trabajador ha sido sancionado. A fin de cuentas, él se ve perjudicado y la empresa beneficiada, por lo que en ese sentido hay razones para el optimismo y se anima a los falsos autónomos a denunciar su situación.

A la vista está que los trabajadores llevan las de ganar, ya que no importa tanto la nomenclatura del contrato o acuerdo, sino de las circunstancias reales en las que se realice el trabajo. Por ello, se ha creado un gran revuelo ante dos casos sonados de empresas de reparto a domicilio (Glovo y Deliveroo). Veremos cómo se resuelven las cosas, pero vista la jurisprudencia, todo parece indicar que las empresas deberán volver a pagar.