¿Conoces sobre lo qué es la subrogación empresarial? Se trata de un término muy importante, que debes manejar si has adquirido una empresa recientemente o piensas hacerlo. Aquí te contamos todos los detalles que tienes que saber sobre esta obligación.

Conoce lo que es la subrogación empresarial y todo lo que implica

El término de subrogación empresarial puede sonar difícil de comprender. La realidad es que se trata de un concepto con el que hay que estar familiarizado y del cual hay muchos detalles por conocer.

Toma nota de lo que se trata y de las consecuencias que se pueden generar cuando hay un incumplimiento de este derecho.

En qué consiste la subrogación empresarial

Se conoce como subrogación empresarial al mecanismo por el cual se mantienen las relaciones laborales de los trabajadores adscritos a una empresa, centro de trabajo o unidad productiva autónoma. El mismo se utiliza cuando hay un cambio de titularidad de dichos entes, por lo que es un derecho de todos sus trabajadores.

Se trata de una obligación para el nuevo dueño, que asegura los derechos laborales y de seguridad social de los empleados que ahora pasarán a estar a su cargo. Es importante porque gracias a él existe una continuidad de las relaciones laborales vigentes.

La subrogación empresarial se presenta bajo los siguientes supuestos:

Al producirse una transmisión de la empresa, centro de trabajo o unidad productiva autónoma.
Cuando una empresa pierde un contrato referido a cualquier actividad cuya finalidad principal sea la mano de obra.
Al tratarse de una contratación pública y las condiciones particulares imponen al nuevo contratista la obligación de subrogarse.
Cuando existe un convenio colectivo de aplicación, que establece una cláusula subrogatoria.
¿Cómo subrogar trabajadores de una empresa a otra?

Lo primero que debe hacer la nueva empresa es comunicar por escrito la subrogación a cada uno de los trabajadores que se vean afectados. También debe enviar una copia de este documento al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Asimismo, es importante conocer el convenio colectivo, debido a que este puede establecer algunas obligaciones.

Son pasos muy simples, por lo que todo debe continuar igual en la empresa luego de cumplirlos, sin notar ningún cambio en el trabajador por el nuevo empleador.

¿Qué consecuencias tiene el incumplimiento de la obligación de subrogar?

La principal consecuencia de que el nuevo empresario no subrogue al trabajador es que éste puede reclamar por despido improcedente. Esta situación se presenta cuando el mismo alega que la relación laboral debe continuar con el nuevo empleador, por lo que no cumplir con su derecho equivale a un despido.

La improcedencia del despido ante esta situación estará clara, por lo que procederá una demanda a las dos empresas para determinar quién debe asumir las consecuencias del despido.

En el caso de que el trabajador no quiera subrogarse, se considera una baja voluntaria.

¿Cuando no hay obligación de subrogar?

Es primordial entender que no es suficiente la transmisión del local de la empresa para que haya una sucesión o subrogación empresarial. También se debe tener claro que para realizar algunos tipos de actividades comerciales se necesita de bienes muebles e instalaciones adecuadas para ello, así como las licencias.

Por lo tanto, cuando no se cumplen estas últimas condiciones, se puede decir que no hay una subrogación y no se debe cumplir con las obligaciones de la misma.

Si quieres entender más sobre lo que es la subrogación empresarial, podemos ayudarte a través de nuestro servicio de asesoría fiscal. Contamos con los profesionales que necesitas para resolver todas tus dudas y poner al día toda la documentación relacionada con tu negocio, de esta forma evitas problemas a corto y largo plazo ¡Contáctanos ahora!